guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Concejo abierto

CONCEJO ABIERTO

Administración estatal y autonómica

El artículo 140 de la Constitución Española garantiza la autonomía de los Municipios que gozan de personalidad jurídica. Atribuye su gobierno y administración a sus respectivos Ayuntamientos, integrados por los Alcaldes y los Concejales. Los Concejales serán elegidos por los vecinos del municipio mediante sufragio universal, igual, libre, directo y secreto, en la forma establecida por la ley. Los Alcaldes serán elegidos por los Concejales o por los vecinos.

Y a continuación añade "La ley regulará las condiciones en las que proceda el régimen del concejo abierto". Dicha remisión se efectúa a la Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases de Régimen Local, modificada por Ley 27/2013, de 27 de diciembre, de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local, que bajo la rubrica "Regimenes Especiales" dedica los artículos 29 y 30, modificados por la Ley Orgánica 2/2011, de 28 de enero, a esta singular forma de organización local.

En el artículo 29.3 de la Ley 7/1985, de 2 de abril, se dice que "En el régimen de Concejo Abierto, el gobierno y la administración municipales corresponden a un Alcalde y una Asamblea vecinal de la que forman parte todos los electores. Ajustan su funcionamiento a los usos, costumbres y tradiciones locales y, en su defecto, a lo establecido en esta Ley y las Leyes de las Comunidades Autónomas sobre régimen local".

Por tanto, la característica esencial de esta forma de organización y gobierno es la sustitución de la democracia representativa, ejercida por los Concejales que son elegidos por los vecinos del municipio, por la democracia participativa directa, ya que son los propios ciudadanos y no sus representantes los que integran el órgano colegiado esencial de la Entidad Local -la Asamblea Vecinal-.

El régimen de Concejo Abierto supone la sustitución del Pleno y de los Concejales por una Asamblea de la que forman parte todos los electores. Distinto es el caso de los concejos, que no tiene la consideración de entes local sino de órgano desconcertado de un municipio tras la derogación del artículo 3.2.a) de la Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases de Régimen Local, hecha por Ley 27/2013, de 27 de diciembre, de racionalización y sostenibilidad de la Administración Local.Así el artículo 24 bis se refiere a que las leyes de las Comunidades Autónomas sobre régimen local regularán los entes de ámbito territorial inferior al Municipio, que carecerán de personalidad jurídica, como forma de organización desconcentrada del mismo para la administración de núcleos de población separados, bajo su denominación tradicional de caseríos, parroquias, aldeas, barrios, anteiglesias, concejos, pedanías, lugares anejos y otros análogos, o aquella que establezcan las leyes.

I. RÉGIMEN JURÍDICO DEL CONCEJO ABIERTO

1. Municipios que funcionan en régimen de Concejo Abierto

  • a) Los Municipios con menos de 100 habitantes y aquellos que tradicionalmente cuenten con este singular régimen de gobierno y administración.
  • b) Aquellos otros en los que por su localización geográfica, la mejor gestión de los intereses municipales u otras circunstancias lo hagan aconsejable. En este segundo caso, la constitución en concejo abierto requiere petición de la mayoría de los vecinos, decisión favorable por mayoría de dos tercios de los miembros del Ayuntamiento y aprobación por la Comunidad Autónoma.

Se trata de tres supuestos diferentes, pues el primer caso resulta obligatorio para todos aquellos municipios que cuenten con menos de 100 habitantes que tras la entrada en vigor de la Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases de Régimen Local y tras las elecciones locales de 1987 debieron acogerse a este régimen.

Para que puedan acogerse aquellos otros que la mejor gestión de sus intereses u otras circunstancias lo hagan aconsejable, el artículo 29.2 de la Ley 7/1985, de 2 de abril exige la petición de la mayoría de los vecinos, decisión favorable por mayoría de dos tercios de los miembros del Ayuntamiento y la aprobación por la Comunidad Autónoma.

En cambio, la Ley de Bases de Régimen Local no contempla ninguna previsión acerca de la supresión del Concejo Abierto que solo tendría lugar si el municipio supera los 100 habitantes en el segundo caso o por un procedimiento similar al previsto para los municipios comprendidos en el tercer supuesto.

Algunas leyes autonómicas contemplan medidas para la supresión del régimen de concejo abierto en caso de un defectuoso funcionamiento del mismo. Así, el artículo 14 de la Ley 9/2009, de 22 de diciembre, reguladora de los Concejos Abiertos en Aragón dispone que "La falta de funcionamiento del régimen de concejo abierto, la no celebración de sesión de la Asamblea por plazo superior a seis meses y la carencia de candidatos a la Alcaldía dará lugar a la incoación de procedimiento para la fusión o incorporación del municipio a otro limítrofe o para la disolución de la entidad local menor." La Ley 7/1999, de 9 de abril, de la Administración Local de Aragón prevé que "la falta de funcionamiento de la Asamblea vecinal por plazo superior a seis meses y la carencia de candidatos a la Alcaldía dará lugar a la incoación de expediente para la fusión o incorporación a otro limítrofe".

2. Entidades inframunicipales

También las Entidades Locales de ámbito territorial inferior al municipio pueden organizarse en régimen de Concejo Abierto si reúnen las mismas características previstas en el artículo 29 de la Ley de Bases de Régimen Local, es decir, si se trata de núcleos de población de menos de 100 habitantes si tradicionalmente se han organizado así y también cuando concurren circunstancias que lo hagan aconsejable previa petición de los vecinos y aprobación por la Comunidad Autónoma.

II. ORGANIZACIÓN DEL CONCEJO ABIERTO

1. Asamblea Vecinal

Está integrada por todos los electores de la entidad Local que no son necesariamente todos los vecinos. La condición de elector se obtiene por la inscripción en el Censo Electoral que según dispone el artículo 32 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General se tramita de oficio por los Ayuntamientos respecto de los residentes en su termino municipal incluyendo a los españoles residentes en el extranjero y a los extranjeros nacionales de los Estados miembros de la Unión Europea y de terceros Estados en virtud del principio de reciprocidad según establece el artículo 176 de la Ley Orgánica 5/1985, del Régimen Electoral General.

Los vecinos, según el artículo 15 de la Ley de Bases del Régimen Local son los inscritos en el Padrón Municipal, y aunque el Censo Electoral se forma y se actualiza mensualmente sobre los datos que figuran en el Padrón Municipal los extranjeros residentes pueden ser vecinos pero solo obtendrán la condición de electores si reúnen la condición de ciudadanos de la Unión Europea y cumplen los requisitos para ser elector exigidos en esta Ley para los españoles y hayan manifestado su voluntad de ejercer el derecho de sufragio activo en España (artículo 176 de la Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General). Por otro lado, los españoles residentes en el extranjero se consideran vecinos del municipio español que figura en sus datos de inscripción en el Padrón de residentes ausentes "a efectos del ejercicio del derecho de sufragio, no constituyendo en ningún caso población del Municipio".

2. Alcalde

El Alcalde es elegido directamente por los electores en la Asamblea mediante votación siendo proclamado el que obtenga mayor número de votos. Respecto del Alcalde Pedáneo ha de estarse a lo dispuesto en las respectivas leyes autonómicas (artículo 80 y siguientes de la Ley 1/2003, de 3 de marzo, de la Administración Local de la Rioja; artículo 85 de la Ley 2/2003, de 11 de marzo, de Administración Local de la Comunidad de Madrid, etc.) y supletoriamente a lo dispuesto en el artículo 199.2 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General.

La Ley Orgánica 8/1999, de 21 de abril, ha modificado el artículo 197.4 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General para posibilitar la destitución del Alcalde en régimen de concejo abierto mediante moción de censura constructiva. Habrá de presentarse por al menos la mayoría absoluta del numero legal de electores. Puede ser candidato cualquier elector residente en el municipio con derecho de sufragio pasivo. El Secretario anunciará a los vecinos el día y hora de la Asamblea para debatir y votar la moción. En la sesión se formara una mesa de edad entre los electores y se concederá la palabra solamente al candidato a la Alcaldía y al Alcalde.

El candidato incluido en la moción de censura quedará proclamado Alcalde si ésta prosperase con el voto favorable de la mayoría absoluta del número de electores.

Aunque la Ley Orgánica 8/1999 ha introducido en la Ley Orgánica del Régimen Electoral General la posibilidad de plantear una cuestión de confianza esa posibilidad no se contempla expresamente para los municipios que se rigen por el sistema de Concejo Abierto.

En caso de vacante de la Alcaldía por fallecimiento, incapacidad o renuncia de su titular, las Leyes Autonómicas contemplan la elección de nuevo Alcalde que corresponderá a la propia Asamblea Vecinal en sesión extraordinaria convocada al efecto (así, el artículo 39.4 de la Ley 1/2003, de 3 de marzo, de la Administración Local de la Rioja, el artículo 39.1 de la Ley 2/2003, de 11 de marzo de la Administración Local de la Comunidad de Madrid, etc.).

El reparto de las atribuciones entre la Asamblea y del Alcalde se rige por los usos, costumbres y tradiciones locales y, en su defecto, por la Ley 7/1985, de 2 de abril, y por las leyes de las Comunidades Autónomas sobre Régimen Local (artículo 54.1 del Real Decreto 2568/1986, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Organización y Funcionamiento de las Corporaciones Locales).

Las Leyes autonómicas suelen atribuir al Alcalde y a la Asamblea vecinal las mismas facultades, prerrogativas y competencias que la legislación atribuye al Alcalde y Pleno de los Ayuntamientos. Así, el Artículo 37 de la Ley 2/2003, de 11 de marzo, de la Administración Local de la Comunidad de Madrid, el artículo 40 de la Ley 1/2003, de 3 de marzo, de la administración Local de la Rioja, el artículo 4 de la Ley 9/2009, de 22 de diciembre de los concejos abiertos en Aragón, etc.

3. Otros órganos

En principio, la singular forma de organización del Concejo Abierto no precisa más que la Asamblea Vecinal y el Alcalde pero las distintas leyes autonómicas contemplan otros órganos complementarios. Así, las comisiones informativas, de estudio, investigación o análogas en relación con aquellos asuntos que son competencia de la Asamblea y la Comisión Especial de Cuentas que mencionan los artículos 36.3 y 4 de la Ley 2/2003, de 11 de marzo de la Administración Local de la Comunidad de Madrid, el artículo 42 de la Ley 1/2003, de la Administración Local de la Rioja contempla una Comisión de Gobierno, integrada por el Alcalde y un mínimo de dos y un máximo de cuatro electores designados libremente por aquél. El artículo 9 de la Ley 9/2009, de 22 de diciembre, de los concejos abiertos en Aragón, prevé una comisión que, integrada por el Alcalde y un máximo de cuatro de sus miembros informará, con carácter previo a su resolución por la Asamblea, los asuntos de especial relevancia y, en todo caso, los presupuestos, las ordenanzas fiscales y las relativas al aprovechamiento de bienes.

Además, el Real Decreto 2568/1986, de 28 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento de Organización y funcionamiento de las Corporaciones Locales contempla la posibilidad de que el Alcalde designe hasta tres Tenientes de Alcalde de entre los electores, previsión también contenida en diversas leyes autonómicas.

4. Funcionamiento del Concejo Abierto

Los municipios en régimen de Concejo Abierto ajustan su funcionamiento a los usos, costumbres y tradiciones locales y, en su defecto, a lo establecido en la Ley de Bases de Régimen Local y en las leyes autonómicas de régimen local, artículo 29 de la Ley 7/1985.

Supletoriamente, en defecto de normativa autonómica, el articulo 53 del Real Decreto Legislativo 781/1986, de 18 de abril, por el que se aprueba el Texto Refundido de las disposiciones vigentes en materia de Régimen Local establece que se aplicara también lo dispuesto para las demás Entidades Locales en todo aquello que no sea específico del régimen de Concejo Abierto ni se oponga a los usos, costumbres o tradiciones locales, adoptándose siempre los acuerdos por mayoría de votos. A su vez, el artículo 111 del Reglamento de Organización y Funcionamiento de las Entidad Locales aprobado por el Real Decreto 2568/1986, de 28 de noviembre dispone que:

"Las Asambleas vecinales se reunirán donde lo tengan por costumbre, celebrarán sesión ordinaria como mínimo una vez al trimestre en día festivo, y serán convocadas a toque de campana, por pregón, por anuncio o por cualquier otro medio de uso tradicional en el lugar.

Para que dichas Asambleas queden válidamente constituidas habrá de asistir una tercera parte de los vecinos, presentes o representados, que a ello tengan derecho. En ningún caso el número de presentes podrá ser inferior a tres. Se requiere siempre la presencia del Presidente y del Secretario o de quienes legalmente les sustituyan. La representación de los vecinos podrá otorgarse para cada sesión o con carácter permanente pero siempre en favor de vecino perteneciente a la Asamblea vecinal. La representación deberá acreditarse mediante documento público, documento privado con firma notarialmente legitimada o poder otorgado ante el Secretario de la entidad local. Ningún vecino podrá asumir la representación de más de un tercio de los miembros de la Asamblea vecinal.

Los acuerdos se adoptarán por mayoría de votos."

La Ley aragonesa 9/2009, de 22 de diciembre, regula los Concejos Abiertos en dicha Comunidad, procediendo a la derogación del Capítulo VI del Título II de la Ley 7/1999, de 9 de abril, de Administración Local de Aragón.

El régimen de Concejo Abierto se aplica según el artículo 3 de dicha Ley a: 1) Los municipios de menos de 40 habitantes; 2) Los municipios que antes de 1985 hayan funcionado con este régimen singular; 3) Los municipios que por sus circunstancias peculiares lo hagan aconsejable y así se acredite; 4) Las entidades locales menores con menos de 40 habitantes.

El gobierno y administración corresponde a un Alcalde y a una Asamblea formada por todos los electores del municipio (artículo 2). El Alcalde es elegido directamente por los electores siendo proclamado el que obtenga mayor número de votos. En caso de vacante la elección corresponderá a la Asamblea de entre sus miembros. Cabe su destitución por moción de censura (artículo 4).

Se establece la posibilidad de que el Alcalde nombre Tenientes de Alcalde (artículo 8) y que la Asamblea pueda crear Comisiones Informativas (artículo 9) y una Comisión de Cuentas (artículo 10).

La Asamblea celebra sesión ordinaria al menos cada tres meses y para que su válida constitución, en primera convocatoria se requiere la asistencia, presentes o representados, de un tercio del número legal de miembros (artículo 11).

Subir