guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Imprudencia punible

Imprudencia punible

Desde un punto de vista estricto es "la infracción de un deber de cuidado". Y desde un punto de vista amplio "aquella conducta humana que, por falta de previsión o inobservancia de un deber de cuidado, produce un resultado dañoso protegido por la ley".

Parte general

Naturaleza y regulación

El legislador español, no ha definido la imprudencia, pero el artículo 14 Código Penal establece un punto de partida para la comprensión del concepto de imprudencia, dado que allí se prevé que la infracción será castigada como imprudente cuando «atendidas las circunstancias del hecho y las personales del autor» el error de tipo fuera evitable. De aquí es posible deducir que la imprudencia es básicamente un supuesto de error de tipo.

La polémica doctrinal existente gira en torno a la naturaleza de la imprudencia o culpa, es decir si la imprudencia debe calificarse como un delito especial y autónomo (delito imprudente), o si por el contrario, debe calificarse como una forma o grado de culpabilidad: La imprudente, en contraposición a la dolosa. Ambas posturas se han mantenido en el Código Penal toda vez en su articulado, no sólo conoce delitos dolosos, sino también delitos imprudentes. Es decir: no sólo es punible obrar a pesar de tener conciencia del peligro concreto de producir el resultado, sino también el producirlo por obrar descuidadamente (sin la prudencia exigida), y asimismo en su artículo 10 CP dispone "son delitos o faltas las acciones y omisiones dolosas o imprudentes penadas por la ley", por lo que con arreglo a este precepto se califica la imprudencia como una forma o grado de culpabilidad.

El anterior Código Penal preveía un sistema de "numerus apertus", que, en principio, permitía sancionar como imprudente cualquier delito del Código Penal. El artículo 12 del Código Penal de 1995 opta por el sistema del "numerus clausus" a tal efecto dispone "las acciones u omisiones imprudentes solo se castigaran cuando expresamente lo disponga la ley".

Como elementos integrantes de la imprudencia podemos distinguir:

  • Una conducta humana consistente en hacer o no hacer, pero no dolosa o maliciosa.
  • Que esa conducta infrinja un deber objetivo de cuidado, es decir, que el sujeto podía y debía haber previsto las consecuencias de su conducta, o lo que es lo mismo, el resultado lesivo y su vinculación causal con su propio hacer u omitir, y si no lo hizo fue a causa de su propia dejadez o descuido. El Tribunal Supremo ha declarado al respecto que la distracción o desatención en la conducta constituye la raíz de la culpa y afecta a dos elementos de que esta se compone: El psicológico, al no apreciar el grado de previsibilidad del resultado en relación con el riesgo suscitado, y el normativo, al disminuir la intensidad de la conciencia del deber de cuidado infringido constituido ya por normas elementales de común experiencia, ya por preceptos de menor rango incorporados o no a reglamentos (Sentencia de 13 de marzo de 1982).
  • Que tal conducta produzca una lesión en un bien jurídico de un tercero que represente un valor protegido por la Ley penal.
  • Que exista una relación de causalidad entre la acción u omisión voluntaria y el resultado dañoso.

Clases de imprudencia

El actual CP ha simplificado la anterior división tripartita de la gravedad de la imprudencia en temeraria, simple con infracción de reglamentos y simple sin infracción de normas reglamentarias, por dos únicas categorías: imprudencia grave e imprudencia leve.

Según reiterada doctrina del TS, manifestada entre otras en sentencia de 15-3-07, «para distinguir la imprudencia grave —temeraria en el CP de 1973 —, de la leve —simple en el anterior texto punitivo—, habrá de atenderse:

  • 1.º A la mayor o menor falta de diligencias mostradas en la acción u omisión desencadenante del riesgo, atendidas las circunstancias concurrentes en cada caso.
  • 2.º A la mayor o menor previsibilidad del evento que sea el resultado.
  • 3.º A la mayor o menor gravedad de la infracción del deber de cuidado que según las normas socioculturales del agente se espera.

En definitiva, la valoración de la entidad de la imprudencia ha de hacerse en consideración a la importancia de la infracción; si es grave, habrá imprudencia grave sin tener en consideración para su graduación los resultados producidos que, aunque son un elemento del tipo respectivo, no ha de servir para medir la intensidad de la culpa. Es más, la STS de 11-3-99 indicó que concurrirá la imprudencia grave cuando en la conducta del acusado se aprecie ausencia de las más elementales medidas de cuidado, causante de un efecto lesivo o dañino fácilmente previsible, y el incumplimiento de un deber exigido a toda persona en el desarrollo de la actividad que ejercita.

La LO 1/2015, de 30 de marzo de reforma del CP ha introducido importantes modificaciones en la regulación de la imprudencia punible en el ámbito de los delitos de homicidio y lesiones, con especial repercusión en el tráfico viario:elimina, de un lado, la imprudencia leve e introduce, de otro, una nueva categoría de imprudencia, la menos grave, que a lo largo de todo el articulado del Código solo es utilizada como título de imputación en relación con los expresados delitos.

Siguiendo la distinción de la doctrina entre culpa lata, culpa levis y culpa levisima, esta última con operatividad solo en la esfera civil, el CP ha venido regulando esas tres clases de imprudencia (la temeraria y la simple con y sin infracción de reglamentos) y castigando siempre la simple, sin excepción, bien como delito, bien como falta. El CP de 1995 quiebra con el sistema de incriminación abierta de la imprudencia y lo sustituye por un sistema de tipificación cerrada y excepcional (art. 12), distinguiendo, dentro de los crimines culposa, para graduar la gravedad de la imprudencia entre la negligencia grave y la leve, en un cambio exclusivamente terminológico en relación con la anterior distinción entre imprudencia temeraria e imprudencia simple, siendo la primera la manifestación más grave de la infracción de los deberes de cuidado y representando la segunda un criterio de menor gravedad en la infracción de las normas de cuidado que solo adquiere rango de falta.

Tras la reforma de la LO 1/2015 se mantiene el homicidio y las lesiones causadas por imprudencia grave, se introduce una nueva categoría de imprudencia, la menos grave, para los resultados de muerte y lesiones de los arts. 149 y 150 CP y se despenalizan las faltas de homicidio y lesiones por imprudencia leve así como las lesiones atenuadas (art. 147.1 y 2) causadas por imprudencia grave tipificadas en el art. 621 que son suprimidas al derogar el Libro III del CP la Disposición Derogatoria Única, párrafo 1º de la LO 1/2015 .

La LO 2/2019, de 1 de marzo, vuelve a tipificar las imprudencias menos graves con resultado de lesión del artículo 147.1 del CP, es decir, que necesiten tratamiento médico o quirúrgico para su curación (art. 152.2 CP)

a) El CP prevé los siguientes delitos imprudentes graves:

  • Homicidio imprudente. Art. 142 CP
  • Aborto imprudente. Art. 146 CP
  • Lesiones imprudentes. Arts. 152 CP.
  • Lesiones al feto. Art. 158 CP.
  • Manipulación genética imprudente. Art. 159.2 CP
  • Sustitución de niños por imprudencia. Art. 220.5 CP
  • Daños por imprudencia. Art. 267 CP
  • Blanqueo por imprudencia. Art. 301.3 CP
  • Delitos contra los derechos de los trabajadores por imprudencia. Art. 317 CP
  • Daños imprudentes en archivo registro, museo, o patrimonio histórico del art. 324 CP
  • Contra el medio ambiente imprudente del art. 331 CP
  • Delitos imprudentes relativos a la energía nuclear y radiaciones ionizantes. Art. 344 CP
  • Incendios imprudentes del art. 358 CP
  • Delitos contra la salud pública imprudentes del art. 367 CP
  • Falsedad por imprudencia del art. 391 CP
  • Prevaricación judicial imprudente del art. 447 CP
  • Deslealtad profesional por imprudencia. Art. 467.2 CP inciso último
  • Delitos contra los derechos Constitucionales por imprudencia del art. 532 CP
  • Revelación de secretos imprudente sancionado en el art. 601 CP
  • No perseguir determinados delitos por imprudencia. Art. 615 bis.2 CP
  • Concurso imprudente. Art. 259.2 CP El art. 259 en su apartado 2 establece, la comisión imprudente, lo que supone una novedad, introducida por la LO 1/15, respecto del texto anterior que sólo preveía la comisión dolosa. La mención a la comisión imprudente en bloque no parece del todo correcta porque las conductas que realmente se pueden cometer por imprudencia, que no son todas las del apartado primero, dado que algunas de ellas solo se pueden cometer dolosamente, dados los términos en que están redactadas. No obstante el legislador hace una incriminación genérica referida a todos los apartados del número 1 del precepto.

En materia de penas y su determinación, la reforma de la LO 1/2015 introduce en las lesiones cometidas por imprudencia grave el criterio valorativo de la entidad del riesgo y del resultado producido.

La LO 2/2019, por su parte, para los delitos de tráfico introduce la definición de imprudencia grave, en el art. 142.1 CP para el homicidio y en el último inciso del párrafo segundo del apartado 1 del artículo 152 CP para las lesiones, de manera que, en todo caso, se considerará imprudencia grave cuando concurran las circunstancias previstas en el artículo 379 CP:

  • Conducción de vehículo a motor o un ciclomotor a velocidad superior en 60 km/h en vía urbana o en 80 km/h en vía interurbana a la permitida reglamentariamente.
  • Conducción de vehículo a motor o ciclomotor bajo la influencia de drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas o de bebidas alcohólicas. En todo caso, cumple el tipo el que condujese con una tasa de alcohol en aire espirado superior a 0,60 miligramos por litro o con una tasa de alcohol en sangre superior a 1,2 gramos por litro.

b) Los delitos imprudentes menos graves son: el delito de homicidio por imprudencia menos grave (art. 142.2 CP) y delito de lesiones por imprudencia menos grave (art. 152.2 CP).

En cuanto a la determinación del alcance y contenido que debe atribuirse a la «imprudencia menos grave», el legislador no la define, excepto para el caso de los delitos de tráfico, para los que la LO 2/2019 introduce el concepto de imprudencia menos grave, de tal forma que lo será cuando, sin ser calificada como grave, se ocasionen a consecuencia de una infracción grave de las normas sobre tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial. Así, remitiéndose al RD Leg 6/2015, de 30 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, de cometerse una infracción de las tipificadas en el artículo 76 LTSV con resultado típico de muerte del art. 142.2 CP o de lesiones del artículo 147.1,149 o 150 CP, la imprudencia será calificada, al menos, como menos grave, sin excluir la apreciación de la grave, y de cometerse una infracción de las tipificadas en el artículo 77 LTSV, clasificadas como muy graves, con resultado típico del artículo 147.1, 149 o 150 CP, implicará la apreciación de la imprudencia como menos grave, al menos, pudiendo ser calificada como grave.

A pesar de ello, se otorga al juez la facultad de no apreciar la imprudencia menos grave, a pesar de que el resultado de las lesiones sea a consecuencia de una infracción de las tipificadas como graves del artículo 76 LTSV, atendiendo a la insuficiencia de la entidad, la menor intensidad del riesgo creado, la menor previsibilidad del resultado o la mayor diligencia.

La imprudencia menos grave de los arts. 142.2º y 152.2º CP se configura como un delito leve a la vista de la disposición contenida en el nuevo art. 13.4º inciso 2º CP. Las consecuencias de esa naturaleza de delito leve son diversas: en materia de reincidencia, no se computan los antecedentes por esta clase de delitos (art. 22.8º CP); determinación de la pena al prudente arbitrio del juzgador (art. 66.2º CP); no provocan la revocación de la suspensión de la ejecución ni pueden ser tenidos en cuenta para su denegación (art. 80 CP); plazo de prescripción (art. 131 CP); plazo de cancelación de antecedentes delictivos (art. 136 CP); procedimiento para el enjuiciamiento con posibilidad del archivo por razones tasadas de oportunidad, regulado en el Libro VI LECrim.

Recuerde que…

  • Sólo se castigan los delitos imprudentes cuando así se prevea expresamente, es un sistema de "numerus clausus" (Artículo 12 del Código Penal).
  • La imprudencia se clasifica en grave y menos grave. La imprudencia leve es atípica.
  • Cuando los hechos se cometen con vehículo a motor o ciclomotor será, en todo caso, imprudencia grave cuando se conduce con una velocidad o con un grado de alcohol o drogas por encima de los límites establecidos en el artículo 379 CP.
  • Cuando los hechos se cometen con vehículo a motor o ciclomotor será imprudencia menos grave cuando se cometa una infracción grave de las del art. 76 de la Ley de Tráfico.
Subir