guiasjuridicas.es - Documento
El documento tardará unos segundos en cargarse. Espere, por favor.
Derecho Civil

Derecho Civil

Derecho civil. Parte general

I. CONCEPTO Y CARACTERES

Por Derecho Civil ha de entenderse el conjunto de normas jurídicas, que conformando el Derecho privado general, regulan todos los aspectos atinentes a la personalidad, la familia y las relaciones patrimoniales.

El Derecho Civil, tal y como lo entendemos en la actualidad, proviene del Derecho romano, el cual regulaba todo lo concerniente al ciudadano romano, y por tanto, contenía tanto normas de Derecho Privado como normas de Derecho Público. El Derecho romano seguía el principio de la personalidad del Derecho, esto es, cada pueblo vivía según sus propias normas, su propio y exclusivo Derecho. Posteriormente, y cuando Roma entra en contacto con otros pueblos, es cuando surge la necesidad de diferenciar entre las normas aplicables a los ciudadanos romanos y las normas que regulaban las relaciones de Roma con el resto de pueblos extranjeros. Surge, de este modo, la diferenciación entre Derecho Público y Derecho Privado.

Tras el Imperio Romano se mantiene el Derecho Civil, pero no como un todo, sino circunscrito únicamente al Derecho Privado y no así al Derecho Público. Asimismo, el Derecho Civil ha ido sufriendo una importante disgregación de materias a lo largo de los tiempos, afectando dicha separación a las siguientes ramas:

  • - Derecho mercantil; que se configura como un Derecho independiente y aplicable a un conjunto de ciudadanos dedicados al comercio, con la finalidad de regular y resolver todas las necesidades propias del tráfico mercantil.
  • - Derecho laboral; es tras la revolución industrial que surge la necesidad imperiosa de regular las relaciones laborales con normas más concretas y específicas que las contenidas de modo general en el Derecho Civil, surgiendo numerosas leyes especiales propias de la rama social y una importante especialización tanto doctrinal como profesional.
  • - Derecho agrario; el gran desarrollo agrícola ha comportado la creación de numerosas leyes, tanto civiles como administrativas y fiscales, para la regulación de dicha actividad, que han dado a dicha materia una autonomía e independencia respecto de las normas civiles generales,
  • - Mención aparte requieren las normas relativas tanto a familia como a derecho hipotecario, por cuanto, y si bien es cierto dicha normativa se incluye dentro del Derecho Civil, sin que exista unanimidad en la doctrina para considerarlas como rama autónoma e independiente, no es menos cierto, que la especialidad de dichas materias ha implicado un desarrollo y especialización respecto de las normas aplicables tanto al ámbito hipotecario como a las relaciones familiares.

Tanto para la definición del Derecho Civil como para la determinación de sus principios básicos, es esencial la persona, en cuanto que aquél se ha de entender como el conjunto de normas jurídicas que regulan tanto a la persona, individualmente entendida, como las relaciones entre las mismas. Entendida a la persona como eje central y esencial de Derecho Civil, los principios básicos del Derecho Civil son:

  • a. La persona es siempre considerada como sujeto de derecho y por tanto, titular de derechos subjetivos.
  • b. Asimismo la persona es titular de deberes jurídicos y de obligaciones.
  • c. El principio esencial del Derecho Civil es el principio de la autonomía de la voluntad, en cuanto a las relaciones jurídicas.
  • d. Pese al principio de autonomía de la voluntad, y por lo que se refiere a la Familia, las normas civiles regulan prácticamente la totalidad de las relaciones familiares, restando poco espacio para la autonomía de la voluntad en este ámbito.

II. CONTENIDO DE DERECHO CIVIL

Dentro del Derecho Civil pueden entenderse incluidas las siguientes materias:

  • 1. Parte General; en la cual se estudia y regulan tanto las relaciones jurídicas, a saber: el sujeto, el objeto y el hecho, acto y negocio jurídico; como el Derecho de la persona, en lo relativo a capacidad, residencia, domicilio, ausencia, nacionalidad, vecindad civil, y Registro Civil.
  • 2. Obligaciones y contratos; dedicada al estudio de la doctrina general del contrato y de las obligaciones, así como a la responsabilidad civil o responsabilidad extracontractual, y el régimen jurídico concreto de las numerosas figuras contractuales.
  • 3. Derechos reales e hipotecarios; con el estudio y análisis tanto de la propiedad y posesión, como del resto de los derechos reales, tanto de goce, como de garantía y de adquisición preferente, y de la publicidad de los bienes inmuebles a través del Registro de la Propiedad.
  • 4. Derecho de familia y sucesiones; el primero de ellos regula todo lo atinente tanto a las formas y efectos del matrimonio, como de las uniones extramatrimoniales, relaciones de los progenitores con los hijos, régimen económico-matrimonial y crisis del matrimonio. El Derecho de sucesiones regula tanto la herencia como los distintos modos de suceder.

III. PLANES DEL CÓDIGO CIVIL

El gran contenido que integra el Derecho Civil requiere del uso de un Plan que organice dicha materia, y en este sentido, se han de mencionar dos planes: el plan romano-francés o de Gaio, y el plan germánico o de Savigny.

  • a) Plan romano-francés o de Gaio; el cual divide toda la materia en tres grandes grupos: personas, cosas y acciones. Es el plan seguido tanto por el Código Civil francés, como por el italiano y por el español.
  • b) Plan germánico o de Savigny; el cual estudia en primer lugar la parte general, para continuar distinguiendo cuatro Tratados: Derechos reales, Derechos de obligación, Derecho de familia y Derecho de sucesión mortis causa. Este plan, seguido íntegramente por el BGB alemán, fue el aceptado por toda la doctrina española.

IV. CÓDIGO CIVIL ESPAÑOL: ESTRUCTURA Y CONTENIDO

El Código Civil español entró en vigor el día 1 de mayo de 1889. La sistemática seguida por el Código Civil es la del plan de Gaio, distinguiendo entre personas, cosas y acciones.

El Código Civil se divide en cuatro Libros, divididos a su vez en Títulos, éstos en Capítulos y algunos de éstos en Secciones, y se encuentra integrado por artículos numerados correlativamente hasta el 1976.

La estructura del Código Civil es la siguiente:

  • - Título preliminar, el cual trata de las normas jurídicas, aplicación y eficacia.
  • - Libro primero, denominado de las personas, el cual comprende la normativa de la persona física y jurídica y el aspecto personal del Derecho de Familia.
  • - Libro segundo, que se titula de los bienes, de la propiedad y de sus modificaciones que regula la posesión y los distintos derechos reales.
  • - Libro tercero, de los diferentes modos de adquirir la propiedad, que trata tanto de la ocupación, como de la donación y de la sucesión mortis causa.
  • - Libro cuarto, de las obligaciones y contratos, el cual regula todo lo relativo a las obligaciones y al contrato en general, así como contratos concretos y específicos.

Finaliza el Código Civil con una disposición final, el artículo 1976, el cual deroga toda la legislación anterior, a excepción de las leyes que el Código declara subsistentes. Asimismo se incluyen trece disposiciones transitorias, y tres más adicionales, que incluyen un sistema de revisión decenal del propio Código.

En cuanto al contenido del Código Civil español de 1889, se ha de indicar que el mismo incorpora todo el contenido básico y esencial del Derecho Privado general, aunque si bien es preciso efectuar unas precisiones:

  • - Por un lado, que en el Código Civil se incluyen normas que no tiene propiamente la naturaleza o carácter de Derecho civil, por ejemplo el caso de la teoría general del Derecho, como son las fuentes del derecho o la aplicación y eficacia de las normas jurídicas; asimismo lo relativo al Derecho internacional público, como la nacionalidad; o normas de Derecho procesal relativas a la prueba de las obligaciones.
  • - Por otro lado, no todo el Derecho Civil se encuentra integrado en el Código Civil, y de este modo en el mismo no se incluyeron normas sobre Registro Civil o Derecho Hipotecario, en cuanto que al tiempo de creación del Código ya existían leyes especiales sobre dichas materias. Con posterioridad se han excluido del Código materias como los arrendamientos, tanto rústicos como urbanos, o el propio Derecho agrario.
Subir